8 de junio de 2016

Ando muy al limite o en realidad no creía que estaba tan al limite hasta hoy.
Jana me pegó cuando no le respondí a la segunda vez que intentaba decirme algo.
Reaccioné gritándole porque me dolió, porque me asuste, porque....
Acto seguido, me agaché a la altura de sus ojos y le pedí perdón.
Ella tenía un puchero dibujado en su cara y yo mi corazón hecho una pasa de uva.

-Perdón, le dije, te grite feo.
-Si, muchas veces, me contestó.

El aire se frenó, el tiempo quedo sin movimiento.
Creo que me desmayé internamente.
Con esa frase me vino el grito del día anterior y el del día anterior del anterior.
Es verdad, estuve gritando. Qué importa si mucho o poco, sino que grité. 
Feo.
Fea yo.

Volví a perdirle perdón y a decirle que así todo no debí gritarle.
A lo que ella me contestó: 

-Si, quiero mostrarte algo ma. 

Ya estaba en otra frecuencia, su puchero se había ido y su entusiasmo por el juego volvió.
Sin rencores, pura como es.
Entonces la acompañe, desmayada aún de tristeza a su habitación y me mostró su proeza del momento.
Había hecho un circuito de postas, donde su destreza (nueva adquisición de esta edad) corporal estaba a full. 
Ella tan hermosa, yo tan horrible con mi pasa de uva a cuestas.
¿En dónde estaba que no pude escucharla?¿Qué era más importante que presenciar este momento?

Me pienso y me sé dividida en mil.
Jana, Fidel, novio, trabajo, casa, amigas, y así. 
Todo lleva más tiempo del que nombro. Del que puedo físicamente, ni hablar del otro.
Los pekes no es solo estar y compartir con ellos, sino todo lo otro (baños, comidas, ropa, piojos, curaciones varias, dormidas, etc) también todo lo que es por fuera de ellos pero para ellos (sacarme leche, comprar regalos cumples, sacar turnos médicos, comprar comidas particulares, etc). El trabajo (que no son solo las pocas horas que estoy en la revista ahora por la maternidad)  sino todo el afuera que cumplir, responder, resolver.
Y así todo. Cada uno de los items. Todo lleva mucho tiempo o me lleva, al menos.
No llego, y es duro. 
Todo el tiempo voy tachando de mi lista imaginaria y volviendo a priorizar.
Y re priorizar.
En esa lista no se me pueden desdibujar más ellos. 
No puedo permitir eso. 
Porque no estoy de acuerdo, porque no quiero, porque no se merecen eso. 
Ellos que son tanta vida. 
De la más linda, de las más real que conocí
.
ilustración by Chivy

2 comentarios: