18 de agosto de 2014

Un amigo es unaaaaa...





Veinte años. Tal vez veintidos. 
Más de una vida pasó y el tiempo hizo (y nosotras claro) 
que me vuelva a encontrar 
con aquella gran amiga de la adolescencia. 
Pero lo más mágico fue (es, por suerte es) 
que nos riamos como aquel momento pero ahora, 
bien presentes. 
Gracias a que me invito a cenar 
pudimos sortear los encuentros
con sus tres hermosos hijos y con mi bella hija, 
que por más que son de lo más divertidos 
nunca podíamos terminar un tema o profundizar en algo o estar ahí,
 y solo estar charlando. 
Es alucinante encontrarnos todos, si. 
Pero también es tan pero tan lindo y reparador 
haber ido a cenar solas, 
y más de veinte años después
ser aquellas pero grandes y tan iguales y diferentes. 
Y conectar. 
Sobre todo conectar a tal punto 
de confesarnos cosas inconfesables de las lindas y las feas. 
Y reirnos.
Gracias ♥

ilustración by Seel


9 comentarios:

  1. Que lindo!!! para las amistades no existe el tiempo ni el espacio, simplemente son!!!!! Pero nutrirlas con una salidita solas es lo más!! besos!!

    ResponderEliminar
  2. Nada mas lindo!!! y por mas que pase el tiempo, y hasta se viva lejos una de otra... siempre es lo mismo y mejor en esas amistades que valen la pena! Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. tal cual!!!!! las q valen la pena, de las otras está lleno el mundo jijiji
      beso grande!

      Eliminar
  3. exxxxxxactamente eso me pasó cuando hice este dibujito <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. tons el dibujo dice exactamente todo de todo ♥

      Eliminar