17 de junio de 2014

Allá a lo lejos, tu puedas encontrar (me)


Desde el embarazo hasta hoy (y aún sigue que sigue)
todo pero todo es opinable para todo el mundo.
Me enojé, discutí, me callé, mentí, 
asentí, confirmé, y tanto más.
Esa instancia podría declarar que ya casi
la tengo super masticada 
(a pesar de que ahora siguen todos opinando
tema: teta, comida, lácteos, dormidas, etc)
Desde que vi un porotito latiendo 
en mí, desde ese día hasta hoy,
la sensación de vivir en un mundo paralelo
o en la luna no se va.
Hablo, trabajo, viajo, camino,
me relaciono como cualquier persona "normal"
pero hay alguito adentro que sabe
que está en otro lado.
La respuesta no es tan rosa
o romántica. Ni me siento completa
solo con ella.
No. Sólo que mi realidad se partió en tantos pedazos
 que mis actividades se volvieron casi ridículas para mí.
Ya me acostumbré. 
Vivirlo así no me vuelve ni más infeliz 
ni más feliz.
Pero sí advierto la gran diferencia cuando estoy donde estoy, 
entera, sin sentirme en otro lado,
y el placer que me inunda es indescriptible.
ilustración by Seel
www.seelvana.blogspot.com.ar


3 comentarios:

  1. Empecé a a descubrir esa sensación de estar 100 por ciento en un lugar. Creo que antes de ser mamá la desconocía. Y durante el primer año de TOmás era impensable. Y ahora que la sé.. ah, es droga Bren. O un juguito embriagador como mínimo.

    ResponderEliminar
  2. jiij droga o juguito jjiji siiii es verdad!

    ResponderEliminar
  3. Aprendi este ultimo tiempo...no es facil daerte cuenta que lo que nefcesitas es eso, peroi una vez que lo ves...listo...es genial!!
    Apareci viste?!?!
    BESOTE!
    Me quedo!!

    ResponderEliminar