12 de mayo de 2014

Brascó




Hoy va dedicado a Brascó.
Gracias a él aprendí muchisimas cosas
y se me abrieron varias puertas.
Me dejó estar presentes en momentos
impagables y que hubiese tardado años
o tal vez nunca en lograr.
Empecé a trabajar con él apenas me recibí en TEA
y gracias a su generosidad pude ver cómo armaba
(desarmaba, volvía a armar, etc) una revista de cero
hasta que se publicaba (EGO se llamaba la publicación).
Me dejaba notas con dibujos casi todos los días
 y abajo de mi nombre venían
frases mezcladas entre lo que él iba a hacer, cosas que tenía que
hacer yo y locuras que se le cruzaban sin sentido.
Siempre me sacaba una sonrisa.
A veces tenía tantos frentes abiertos que era muy...
nada. 
Me lo guardo para mí.
Tantas charlas, momentos y demases.
Gracias siempre por enseñarme, por mostrarme, por
contarme, por la confianza con su casa, con sus textos y dibujos.
Gracias siempre Brascó.
Y sus listas con dibujos terminaban  así (tengo varios guardados,
ya que él siempre -entre risas- me decía que los guarde
para el futuro jejeje)

 

9 comentarios:

  1. Encuentro mágico!
    Cuántos tesoros, eh?

    ResponderEliminar
  2. era divertido leerlo... que groso haber trabajado con él!! las personas asi, grandes de verdad, suelen ser siempre super generosos!.

    ResponderEliminar
  3. Que linda experiencia trabajar con alguien asi! Que triste me puse cuando me enteré, aunque no dejo de pensar en lo grosso de todo lo que hizo, dijo, tomó y comió. Eso es ser un Bon Vivant, posta.

    ResponderEliminar