28 de abril de 2014

Cartas a...

Nueva sección en el blog: "Cartas van, cartas vienen"
No sé cómo le pregunté a Ceci de Sosloqueamas si se copaba en cartearnos virtualmente. 
Ella tan linda dijo que síiii que sii que siiiii. 
Y después Seel, que siempre está uniendo, sumando, riendo nos honra ilustrando nuestras palabras. 
En realidad también escribe dibujando.
Ahí van.
Las dos primeras son mías, la tercera de Ceci.
No hay tiempos para escribir, ni fechas para postearlas. Tampoco hay porqué contestar preguntas, 
ni que sean exactamente correlativas. Sin reglas.
Hay ganas, impulsos, corazonadas, sonrisas, lágrimas, uniones y demases.
Acá nosotras. Un cachito, una forma.



querida C
te comencé a escribir cerca de cincuenta cartas.
cuando duermo a Jana  mi cabeza vuela en la oscuridad y en ella suelo "ver" palabras, proyectos, ganas, miedos, colores y -en este caso- comienzos de correspondencia para vos.
Hay noches que realmente me cuesta dormirla. No sólo por el tiempo que implica sino por los lugares donde llega mi mente.
La soledad absoluta, tajante y profunda de la maternidad me hizo más fuerte y vulnerable a la vez. Siento que me corrieron un tul con el que venía viviendo. Y acá estoy. La realidad más real. 
Para mí tener un hijo, más precisamente tener a Jana y por ende haberme nacido madre 
hizo que el tiempo sea ahora. Más presente que nunca y más introspectiva de lo que me creí capaz. Así todo me siento mucho más abierta a diversas relaciones que en tiempos pasados hubiese esquivado o ni siquiera me lo hubiese propuesto o permitido.
Lo más hermoso que me sucedió coquetea (casi a diario) con lo más crudo.
Una vez, allá a lo lejos, cuando iba a analisis ella me dijo que ese don que tengo con los bebés/nenes me iba a servir mucho para cuando sea madre. Bien. Puede ser. Pero ese entender (casi recordar) cada etapa, vertigo, miedo, alegría, euforia, etc muchas veces hace que se me estruje el corazón y que me cueste dejar que se angustie, que se choque, fruste o se sobreexcite.
No sé bien a qué iba ni porqué, sólo decirte que esto que acabo de escribir es el comienzo, y casi toda la primer carta de esta tanda de carteadas.
Te mando besos 
Bren

                                                                                            una noche de marzo de 2014

Ce:

Estudié teatro. Siempre escribí y  leí. Desde chica, casi desde que tengo memoria. Mi papá siempre fue y sigue siendo un gran lector. Tengo la imagen de él sentado en la mesa de donde sea o en un sillón leyendo. Suena muy cool, pero muchas veces para mí era desolador. Era sentir que estaba pero no. Así todo, esa presencia tan (ausente) firme, rígida creo que hizo (me hizo) conformar una gran parte de mi ser que hoy agradezco infinitamente. Un acompañar sin palabras, sin apabullamiento, sin relleno. En un momento de mi vida conocí la dramaturgia y entonces se unieron mis dos grandes pasiones. Así todo siempre quedé (quedo) a mitad de camino, como si el miedo o las grandes distracciones que me pongo (o impongo) sean más fuertes que dedicarme completamente a eso, a escribir teatro.
Ser muy buena en cosas que solo me gustan o entretienen me "salvan" mucho más que ser un fracaso o buenísima en lo que realmente me gusta. Suena cobarde, lo sé, y tampoco es que siempre lo tuve tan claro pero con el correr del tiempo pude ver (y ver en otros) este mecanismo. Los años hacen que pueda hacerme cargo sin angustiarme o llorar. Y hasta tal vez puedo empezar a reconocer que hay cosas que me gustan más de lo que alguna vez pensé.
Viví mucho tiempo creyendo que era muy abierta y me encontré  de lo más prejuiciosa y  cerrada y fue en ese momento donde pude empezar a liberarme de ataduras y juicios sin sentido.
Hola Ceci!!!
desde acá, Bren.





Querida Bren, Iluminada,
Esta primera carta tuya dice en poquitos párrafos y con contundente precisión cosas que intenté expresar, a veces torpemente, en sosloqueamás. La cabeza que no para,  la realidad, el velo que se corre y desvela, la soledad, la fortaleza que paradójicamente se topa con la vulnerabilidad más absoluta.
Creo saber de dónde vino y viene esta fuerza inesperada que nos toma aun cuando sentimos, decimos y repetimos “No puedo más”. Y fue ese tiempo –un año, más o menos- en que no sólo tuvimos que sostener a nuestro hijo, sino a nosotras mismas. Porque algo en tu ser gritaba “Ayuda”, y nadie sabía exactamente cómo atajarte. Tambaleando –a veces literalmente- de cansancio, tenías que seguir en pie.
Es esa soledad tajante y profunda de la que hablás. Qué mal suena ¿no? Cada vez que digo algo así me suenan voces, no sé si de publicidades, de gente querida o de quiénes, que me dicen “Ya no estás más sola”, “Agarrate de tu gordito” y cosas por el estilo. Y siempre les huyo, y pasa el tiempo, y Tomás es ya toda una compañía, y más le huyo a esa idea. Yo, Cecilia, esta nueva mujer que soy, estoy sola. Sé que él es quien desató todo esto el día que se anunció. ¿Pero voy a cargarle la mochila por eso?
 Tomás no es mi “compañero”, no es el amor de mi vida, no es la razón de mi existencia. Es mi hijo. La palabra en sí es lo suficientemente poderosa como para andar poniéndole aditivos.
Esta nueva dimensión del tiempo que nos trae la maternidad la dejamos para la próxima carta?
c.

13 comentarios:

  1. Gracias por compartir tan bello intercambio.

    ResponderEliminar
  2. Querida Bren. La sola bella idea de intercambiar cartas, que jamás huciera cruzado por mi cabeza, sólo puede venir de un alguien, una álguiena, bella como vos. Trascendimos hasta la necesidad del cara a cara con este vínculo mágico que creamos. Quiero agradecerte muchísimo por hacerme tu interlocutora invisible. Te quiero, que tengas una gran semana. c.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ayyyyyyyyyyy Ce! me encantó lo de "trascendimos hasta la necesidad del cara a cara"
      es verdad!!! también te quiero!

      Eliminar
  3. Hermosa idea! me encanta! Además de adorar como escriben cada una soy muy fana de las cartas!!!
    EN la última revista Orsai salió publicado un intercambio de cartas entre dos mujeres increibles: Angeles Alemandi (del blog estaquetepario) y Josefina Licitra (de Señorita Li). Se los recomiendo fervorosamente, lo pueden ver desde http://estaquetepario.com/2014/01/17/una-es-escritura/
    Ojalá el intercambio vaya para largo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este año no me suscribí a Orsai y estoy re orsai (cuec) voy a buscar así las leo, también soy fan de las cartas!!!! q bueno!!!!!

      Eliminar
  4. ufff... que lindo. que fuerte. gracias por dejarnos espiar esta amistad epistolar!
    tengas una linda semana y nunca nunca dejen de escribir.

    ResponderEliminar