21 de octubre de 2013

Vamos a andar


No sé si tiene que ver con las cosas que me fueron pasando
desde que nací, ni tampoco en qué momento 
se terminó de construir.
Pero esa terrible fortaleza con la que solía y suelo afrontar 
diversas situaciones y que -algunas veces- me invade 
internamente es enorme.
Muchos creen que me juega a favor pero hoy, 
a esta altura, debo confesar que ya no existe 
y que es una de mis últimas grandes peleas 
que por suerte voy ganando. 
Tal vez queden (y se vean y se sientan) algunas 
estelas de lo que alguna vez fue, pero en el día a día
y -aún más- con mi presente esta fortaleza tan 
armada, infranqueable, aspera, dura ya no es real.
Y la extraño -tonta de mí-, a veces hasta la lloro 
pero sé que tanto mejor y más real se vive (la vivo) sin ella. 
Buena semana



ilustración by Seel
www.seelvana.blogspot.com.ar

9 comentarios:

  1. Mas real se vive... me dejaste pensando...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. je je gracias por pasar por estos lados.. beso!

      Eliminar
  2. hay que perder el miedo, y confundirse varias veces!

    ResponderEliminar
  3. me dejaste la piel de gallina. bienvenida del otro lado :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jiiji gracias Verin!!!! gracias por tu bienvenida!!!

      Eliminar